Profesionalidad y atención personalizada

Gracias al espejito mágico de Sonia hemos tenido un recuerdo muy bonito de nuestro día especial. Los invitados se lo pasaron genial. Sonia nos ayudó cuando otro proveedor imitador nos dejó tirado y se llevó la señal. Ella demostró todo lo contrario, profesionalidad y dedicación. Estuvo en todo momento con nosotros e incluso cuando fuimos con retraso en la boda demostró flexibilidad aceptando quedarse una hora más. Muy contentos con todo y si nos casáramos mañana de nuevo, la volveríamos a contratar.